Reciba ayuda inmediata
Texto: A A A

Para líderes religiosos y comunitarios

Crear conexiones en la comunidad para la salud mental

Los líderes religiosos y comunitarios son a menudo el primer punto de contacto cuando las personas y las familias se enfrentan a problemas de salud mental o eventos traumáticos.  De hecho, en tiempos de crisis, muchos se convertirán en líderes de confianza en sus comunidades antes de convertirse en profesionales de la salud mental.  Cuando los líderes saben cómo responder, se convierten en activos importantes en el sistema de salud general.

Los líderes comunitarios y religiosos pueden ayudar a educar a las personas y las familias acerca de la salud mental, crear conciencia sobre los problemas de salud mental y facilitarles los medios para buscar ayuda. La conexión y el apoyo comunitario, como el que se encuentra en las organizaciones religiosas y otras organizaciones vecinales, también son importantes para la recuperación a largo plazo de las personas que viven con enfermedades mentales.

Las comunidades religiosas también están en una posición única para llegar a muchos de los millones de estadounidenses que luchan contra pensamientos suicidas cada año. Muchas personas que piensan en suicidarse se sienten desesperanzadas, atrapadas, o atraviesan tal dolor o desesperación emocional, que luchan para enfrentar el día siguiente.  Los pensamientos suicidas son a menudo acompañados por una crisis espiritual o un profundo cuestionamiento sobre el propósito de la vida.  Si los líderes religiosos tienen mayor capacidad para reconocer los signos del suicidio y saber cómo responder, pueden servir como una red de seguridad ampliada para los más necesitados.

Lo que los líderes comunitarios y religiosos pueden hacer

Educar a sus comunidades y congregaciones. Promueva el conocimiento mediante la educación de los miembros de sus comunidades y congregaciones sobre temas de salud mental a través de foros educativos y otras oportunidades.

  • Invite a expertos locales en salud mental, incluidos aquellos que han experimentado enfermedades mentales, para hablar con su congregación o en reuniones de la comunidad.
  • Comparta hechos y mitos comunes sobre salud mental
  • Apoye el desarrollo de una comunidad informada sobre traumas. Los trauma a menudo se generan a partir de problemas aparentemente no relacionados.
  • Organice encuentros, cenas u otras reuniones adicionales para los miembros de su congregación o comunidad que deseen compartir conversaciones acerca de la salud mental.

Identificar oportunidades para apoyar a las personas con enfermedades mentales. Las organizaciones comunitarias y otras organizaciones religiosas pueden jugar un papel importante al apoyar a las personas que viven con enfermedades mentales y alentarlas a buscar ayuda.

  • Considere la posibilidad de ofrecer los espacios de reunión de su organización para las conversaciones de la comunidad y grupos de apoyo centrados en abordar los problemas de salud mental.
  • Proporcione un espacio para los grupos liderados por compañeros que le dan a las personas la oportunidad de contar sus historias a su tiempo y manera. 
  • Incluya espacios compartidos seguros para que las personas interactúen (por ejemplo, parques y centros comunitarios) que pueden fomentar relaciones saludables y la salud mental positiva entre los miembros de la comunidad.
  • Apoye los programas comunitarios (por ejemplo, los programas de mentores de pares u oportunidades para el voluntariado) que fomenten la participación social y la inclusión de todas las personas.
  • Planifique y facilite una conversatorios comunitarios utilizando el Kit de herramientas para conversatorios comunitarios sobre la salud mental de SAMHSA. El kit de herramientas proporciona información sobre cómo planificar un conversatorio comunitario, cómo guiar estos debates, e incluye información sobre temas de salud mental para usar durante el debate.
  • Comparta el kit de herramientas para conversatorios comunitarios sobre la salud mental con sus colegas y líderes de otras organizaciones.

Conectar personas y familias para ayudar. Fortalezca las conexiones dentro de su comunidad para los servicios de salud mental y mejore el apoyo y los vínculos entre la salud mental, el abuso de sustancias, la discapacidad y otros servicios sociales.

  • Aprenda los signos básicos de las enfermedades mentales y otros datos acerca de la salud mental para alentar a las personas enfermas a buscar ayuda.
  • Recuerde a los demás que las personas pueden recuperarse de problemas de salud mental y que hay ayuda disponible y efectiva.
  • Capacite a los miembros clave de la comunidad (como los adultos que trabajan con los niños, jóvenes, adultos mayores, veteranos y LGBT) para identificar los signos de la depresión y el suicidio, y referir a las personas a los recursos.
  • Desarrolle relaciones con los proveedores de servicios de salud mental locales y otras organizaciones para la familia y la juventud para poner a disposición de individuos y familias los servicios y el apoyo que necesitan en su comunidad.
  • Comparta el Localizador de tratamientos de SAMHSA en sus boletines informativos comunitarios u otras publicaciones.

Promover la aceptación de las personas con problemas de salud mental.  Las voces de los líderes y miembros de las organizaciones religiosas y otras organizaciones comunitarias pueden influir bastante en las actitudes acerca de las afecciones de salud mental y aquellos que las experimentan.

  • Hable abiertamente acerca de su propia salud mental. 
  • Sea un ejemplo de un buen cuidado de la salud mental al hacer que el bienestar mental sea una prioridad en su vida personal.
  • Promueva la inclusión. La salud mental nos afecta a todos.
  • Promueva las oportunidades de crear conexiones con las personas y las familias que enfrentan los problemas de la salud mental a través de la confianza y la aceptación.
  • Fomente entornos seguros y propicios para que las personas hablen abiertamente sobre la salud mental, el estrés, los traumas y temas relacionados.
  • Pregunte "¿qué pasó?" en lugar de "¿cuál es el problema?" cuando hable con un amigo que necesita ayuda.
  • Transmita y exprese empatía en su familia, congregación y comunidad. Transmita un mensaje de no-violencia, aceptación y compasión. 

Recursos:

<